familia
 

Odontología general.

La salud dental de los mayores.

 
dr. victor iglesias

Dr. Victor Iglesias
Médico. Odontólogo.
Especialista en implantología

 
 

En esta nueva etapa vital nos encontramos ante un periodo en que suelen afrontarse eventos críticos como son los problemas de salud, la pérdida de seres queridos y, en muchos casos, un decremento en la situación económica.

Sin embargo, muchas personas mayores se encuentran en buena condición de salud, (aunque pueden tener padecimientos propios de la edad) dando muestras de vitalidad, de buen humor, entusiasmo en realizar actividades que les mantenga ocupados y que aporten beneficios para ellos y para otras personas y, además, poseen gran interés en seguir contribuyendo y participando con su familia y amigos.

Los mayores han tenido que ajustarse y sobrevivir a innumerables situaciones de adversidad a través de procesos de adaptación, logrando mantener un adecuado nivel de funcionamiento  y una  alta o adecuada satisfacción con la vida y bienestar.

Como dijo José Martí: “Los años pasan madurando, no envejeciendo…los años santifican, los años embellecen; los años como aliento poderoso soplan sobre el espíritu”…

Las personas mayores también tienen que cuidar su boca
Es frecuente que las personas mayores de 60 años sean dinámicas, activas y cuiden mucho su aspecto. Sin embargo, la salud bucal puede empezar a deteriorarse a partir de esa edad. El flujo salival se reduce, y los dientes pueden caerse y hay que sustituirlos. ¿Cómo debemos cuidar nuestra boca cuando llegamos a una cierta edad? ¿Existen hábitos especiales que debamos adoptar para mantener una higiene bucodental adecuada? Descubre esto y más en nuestro artículo informativo. 


Preocupaciones relacionadas con la edad

El paso del tiempo deja su huella en el organismo, incluidos los dientes y las encías. El desgaste y los cambios propios de la edad debilitan la salud de la boca, por lo que es necesario prestarle más atención. 

LA PRODUCCIÓN DE SALIVA EN LAS PERSONAS MAYORES
Las enfermedades sistémicas y algunos medicamentos pueden causar una reducción del flujo salivar. Este fenómeno aumenta el riesgo de caries y de gingivitis. 

SALIVA: ESENCIAL PARA LA PREVENCIÓN DE LA CARIES Y LA GINGIVITIS
La saliva desempeña un papel fundamental en la protección contra la caries y la gingivitis:
• Sus propiedades antibacterianas reducen la proliferación de bacterias.
• Al regular el pH, se reduce el impacto del ataque de los ácidos en los dientes, que son los responsables de la desmineralización del esmalte y la formación de las caries.
• Sus iones minerales permiten la remineralización de la superficie de los dientes tras los ataques de los ácidos.

PREVENIR LA REDUCCIÓN DEL FLUJO SALIVAR
Algunas de las formas de aliviar los síntomas son: 

1. Estimular la producción de saliva y prevenir la deshidratación.

Para esto debes:
• Masticar chicles sin azúcar o, si llevas una prótesis dental, chupar caramelos sin azúcar.
• Beber mucha agua.
• Chupar trocitos de hielo.

2. Mantener una higiene rigurosa reduce el riesgo de caries y gingivitis. 

Esto significa:
• Cepillarte los dientes después de cada comida.
• Utilizar cepillos interdentales.
• Usar dentífrico y enjuagues bucales fluorados para detener la proliferación de las bacterias y el riesgo de padecer caries.
• Visitar al dentista con regularidad para someterte a una limpieza de boca profesional.
• LA EDAD, UN FACTOR DETERMINANTE EN EL DESGASTE DE LOS DIENTES
• Los dientes se desgastan con el paso de los años por morder, rechinar y masticar, pero también por los ataques constantes de las comidas y bebidas ácidas, por ejemplo. Este fenómeno recibe el nombre de erosión dental o erosión del esmalte. El esmalte se va erosionando poco a poco, sin que nos demos cuenta, y por tanto los dientes son cada vez más débiles. 

• LAS PERSONAS MAYORES: EL INCREMENTO DEL RIESGO DE PADECER PERIODONTITIS
• Las mujeres menopáusicas son más vulnerables a las enfermedades periodontales. Estos problemas pueden afectar a todo el tejido periodontal (el que sujeta los dientes). La explicación pasa por el descenso de los estrógenos, las hormonas femeninas relacionadas con la reproducción.


La gingivitis es muy común y no solo afecta a las mujeres, ya que los hombres también pueden padecerla. Si no se controla, la gingivitis puede convertirse en periodontitis y provocar la pérdida de piezas. Entre los factores que contribuyen al avance de la enfermedad se encuentran:

• Las enzimas y las toxinas de las bacterias maduras de la placa que van rompiendo poco a poco el tejido periodontal.
• El tabaquismo.
• Las enfermedades crónicas como la diabetes.